Reforma SCM | 2014 | Finalizado | Madrid        

 

 

En Colaboración con La Traviesa de Conde Duque.

  

El concepto de esta reforma se adapta a la personalidad de la propietaria, una joven mujer dinámica que buscaba una vivienda acogedora y que se adaptase a su estilo de vida.

 

La vivienda original conformaba una tipología de largo pasillo que iba distribuyendo a todas las estancias. La estructura del edificio determinaba esta tipología. Optamos por ampliar el ancho del pasillo convirtiéndolo en una estancia más, que contuviera un mueble lineal hecho a medida que fuera acogiendo los distintos programas de las zonas de la vivienda a los que se va adosando. Comienza  siendo un distribuidor, continua siendo una zona de almacenaje próxima a la habitación principal, después forma parte de la cocina y finalmente se convierte en una estantería y escritorio integrado en el salón.

 

La estructura original descubierta ,metálica y borlonada, se integra sin condicionar el ancho como ocurría en la tipología original. La estancia principal es un gran espacio abierto con tres áreas diferenciados. Por un lado la cocina y comedor, por otro la zona de sofá y por último una sala que mediante un gran tabique móvil de madera se cierra para convertirse en una habitación cuando sea necesario.

 

La cocina tiene a su vez otras tres zonas: la de preparación y hogar, la de almacenaje que forma parte del mueble continuo y tras una puerta, la zona de limpieza y ropas, que forma parte, a su vez, del acceso a uno de los baños.

 

En la habitación principal, al igual que ocurría con el mueble corrido, existe otro elemento continuo que empieza siendo mesilla, consola, tocador hasta convertirse en el baño en zona de lavabos, terminando en la ducha. Así, aun existiendo una puerta, los espacios tienen continuidad en su diseño, de manera que el baño y vestidor se convierten en parte del concepto de habitación resultando estancias más cálidas y acogedoras.

 

La adaptación del mobiliario optimiza los espacios y ayuda a conseguir amplitud y funcionalidad. Prácticamente todos fueron diseñados especialmente para este proyecto y manufaturados por artesanos ebanistas. Además, decidimos incorporar algunos muebles antiguos que habían pertenecido al anterior propietario de la vivienda, y otros de la familia de la clienta. Las puertas también se diseñaron para este proyecto basándonos en puertas originales del edificio que encontramos en zonas antiguas que permanecían inalteradas, como la portería.

 

Los espacios son ricos en texturas, gracias a las puertas, los tabiques, las molduras, el trabajo de carpintería y las paredes de muro de ladrillo macizo de la fachada del edificio que descubrimos y dejamos visto con una pátina en blanco para uniformizar los tonos.

 

El resultado es una vivienda de 75m2 con un gran espacio continuo, flexible que permite tener dos habitaciones, con dos baños completos y un gran espacio vividero central.